Principal Clases de turco y español

« Home | Takva » | La Mercè '09: Estambul, ciudad invitada » | La tortuga boba (Caretta Caretta) » | El pueblo Uigur, un pueblo turco » | Üç maymun » | Montes sagrados: Ararat y Aralar II » | Dede Korkut Kitabı, épica turca III » | Reggae con sabor alemán y reminiscencias turcas » | Montes sagrados: Ararat y Aralar I » | ¿Echamos un café? »

Ebru, el fluir de la pintura

Soy una admiradora de este estilo de arte y fue grata mi sorpresa al ver su aplicación en el diseño de interiores. Este mural creado por Surface View desde luego transmite alegría.

Puede que alguno de vosotros haya podido tener la suerte de ver cómo se realiza un ebru o bien en la Expo de Zaragoza o durante las fiestas de la Mercè. Se caracteriza porque la pintura fluye a través del agua hasta impregnar un papel. Este arte llegó a Turquía a través de la Ruta de la Seda, que como muchas veces hemos comentado no sólo fue un camino de mercancías sino también de intercambios culturales. Los japoneses a finales de la era Heian (794-1185 a.C) pintaban "Suminagashi" que consistía en el flote de la tinta negra (Sumi-e) sobre el papel. Es posible que esa tradición viajará a China y de allí a Persia que a través del Turquestán llegó a la actual Turquía.

Una de las obras más antiguas de ebru turco data de 1554 guardada en el palacio de Topkapi, fue realizada por Malik ud Deylemi. Hubo que esperar dos siglos para que apareciera otro gran artista Hatip Ebrusu del cual se conservan algunas obras en la biblioteca de la mezquita de Süleymaniye en Estambul. Parece ser que fue el primero en realizar dibujos de flores. Un derviche nacido en Bukhara, llamado Sadik Efendi, fue el autor más destacado entre los siglos XVIII y XIX. Pero su muerte en 1846 en Estambul, no supuso una completa pérdida para el arte, ya que su hijo, Edhem Efendi, se convirtió en un gran maestro del ebru. Como en muchas otras disciplinas el conocimiento pasa de maestro a aprendiz y eso le ocurrió a Necmeddin Okyay (1883-1975), quien desarrolló lo aprendido con el maestro Efendi. Sucesivamente él enseñó a Mustafa Düzgünman (1920-1990) y éste a Niyazi Sayin (1927-), nombres todos ellos que han marcado la historia del ebru en el siglo XX.



Una vez nos hayamos adentrado en el nacimiento del ebru podemos pasar a ver los elementos necesarios para practicarlo:

Papel: Cabe decir que el hecho de que no se hayan conservado muchos ebrus a lo largo de la historia podría estar relacionado con la fragilidad del papel, un medio difícil de conservar. Además en ocasiones era caro o no se disponía de él. Por eso, se han usado muchas variedades. Durante los siglos XVII y XIX se usaba un tipo de papel llamado "aherli" que tenía la cualidad de ser absorbente y suave por un lado y más fuerte por el otro. Ya en el siglo XX, Düzgünman utilizaba papel mate de 60-80g.
Bandeja:de zinc, acero o madera sobre la que sumergir el papel.
Agua: usada para preparar la masa y disolver los pigmentos.
Pasta : formada por goma tragacanth proveniente de una planta que crece en Anatolia. El papel de la goma es esencial porque espesa el agua haciendo que los pigmentos se mantengan en la superficie y actuando como una laca sobre ellos.
Agente dispersante: ox-gall (bilis de buey)es capaz de extender el color a lo largo de la pasta e impedir que los colores se mezclen.



Pigmentos: tradicionalmente eran de origen natural. Lahur para el azul, ustubec para el blanco, óxidos para el amarillo, etc.
Pincel: de pelo de caballo, permite al artista extender el color con más control y homogeneidad.

Referencias:

Turkish Ebru Home historia del ebru en la cual se ha basado este artículo.
Ebru Sanati para contemplar obras actuales.
Ebru Atölyesi grandes artistas de ebru (Ebru Ustalari), así como una galería con algunas de sus fotos. Tendencias actuales del ebru, clases, etc.
Demostración de ebru
Demostración de ebru II

Etiquetas: ,

te he djado 1 coment aquí: http://culturas-beraber.blogspot.com/2008/10/trkisch-fr-anfnger_19.html lo digo x si no tienes las alertas dl mail xa q lo sepas

Publicar un comentario en la entrada