Principal Clases de turco y español

« Home | Samovar, la clave para hacer té turco » | El Festín de Babel, los cinco continentes en una m... » | Capital Europea de la Cultura » | Al-Mu'taman, el gran matemático de Saraqusta » | Dede Korkut Kitabı, épica turca II » | Türkisch für Anfänger » | Artista del mes: Adnan Turani » | Mediterrania, un placer para el paladar » | Mercadillo medieval en Zaragoza » | Los Oğuz »

¿Echamos un café?

Si hay algo que acostumbramos a hacer en todos los países del Mediterráneo, es ir a tomar café. Cualquier excusa sirve como pretexto para ello, desde reencontrase con un viejo amigo, pasando por rellenar una hora libre o hacer una pausa en el aburrido día de trabajo (véase la serie de televisión "Cámara Café"). Las conversaciones que rodean a este marronáceo brebaje pueden ser bien diferentes yendo desde las más superficiales e insignificantes hasta las más profundas reflexiones. Ya se ha rodado una película sobre este tema "Coffee and Cigarettes". Los cafés han sido lugares donde no sólo el pueblo se reunía, sino donde escritores, artistas o periodistas encontraban su inspiración e incluso centros de tertulias políticas como el Café de Foy en Paris, el Café de Levante, el Café Universal y el Imperial en Madrid o el Caffé Pedrocchi en Padua.

En Turquía muchos de esos cafés contaban con cuenta-cuentos. Cuando todavía no existía ni radio ni televisión, acudir cada noche a la Kahvehane (Casa del Café) suponía un entretenimiento fascinante para muchos. Con el derrumbe del Imperio Otomano, el café fue perdiendo adeptos que encontraron en el té un sustituto más económico. Ambas bebidas conviven hoy en día y aunque ya no prodiguen los cuenta-cuentos, esa importancia de Casa bien sea de té o de café permanece.

Y es que el café es un lugar de reunión y encuentro, de puesta al día de asuntos ya sean de amigos o de desconocidos, es la "Casa de todos" donde los habitantes del pueblo o barrio socializan y ponen en común sus ideas.



Porque lo importante no es la existencia de diferentes cafés (expresso, cortado, con leche, irlandés, bombón, turco ...) o que se combinen con un nargile, un periódico o una partida de cartas o backgammon, sino lo común a todo ello. El período de tiempo en sí mismo que supone tomarse un café, un instante de en cierta forma relajación (cosa un poco contradictoria teniendo en cuenta que es una bebida excitante) en el que las personas se vuelven más humanas y accesibles.

fotógrafa: samimi, cafetería en el zoco de Túnez (Túnez)

Etiquetas: , , ,

¡¡Samimi!!

¡¡Qué alegría volver a leerte!!

Un saludo desde Madrid,

si te pasas por aquí avisa y tomamos un café ;-D

Me lo apunto :)!

¿Cómo estan ?, un saludo desde Argentina, entré a este blog buscando datos de Kazim Koyuncu.Me alegra compartir algunos gustos .El del café con amigos es un ritual porteño.Otro personal...el shawarma con amigos !!

Publicar un comentario